Hoy queremos profundizar en el papel de la mujer en la actual Crisis del Agua. Por desgracia, también en esta Crisis nos encontramos con la desigualdad de género. Hemos querido conocer y acercarnos un poco más a la realidad de la mujer en la Crisis del Agua.
Empezamos con las cifras, que nunca dejarán de sorprendernos. A pesar de que las mujeres realizan el 80% del trabajo informal no remunerado relacionado con el suministro de agua, tan solo un 17% de los contratos de trabajo del sector tienen nombre de mujer, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Banco Interamericano de Desarrollo.

👩 La mujer en la Crisis del Agua

Algunos datos publicados en Naciones Unidas nos dan una idea del impacto que supone en la vida de las mujeres la Crisis del Agua.  Aquí dejamos algunas cifras que, como siempre, representan historias de vida:

  • En el 80% de los hogares que sufren escasez de agua, las mujeres y las niñas son las responsables de la recogida, transporte y tratamiento del agua para el consumo. Esto implica que tengan que enfrentarse a diario a recorrer largas distancias con cargas pesadas. Esto se agrava en determinadas zonas, en los que esos desplazamientos suponen un riesgo importante de sufrir violencia.
  • En el 12 % de las familias, las niñas menores de 15 años duplican el número de niños a cargo de la tarea del transporte del agua.
  • El 45,2% de los países no producen estadísticas de género relacionadas con el agua.
  • En Malawi, la mujer emplea cuatro o cinco veces más tiempo que el hombre en estas tareas de recolección, transporte y tratamiento de agua.
  • En África sub-sahariana, las mujeres y las niñas de países de bajos ingresos dedican 40.000 millones de horas al año recolectando agua, el equivalente a un año de trabajo del todas las personas trabajadoras de Francia.

 

🏫 Desigualdad de género por falta de agua en las escuelas

Los centros educativos son un entorno clave para el desarrollo de una comunidad, en donde niños y niñas deben tener las condiciones adecuadas para aprender. Actualmente en muchos países existen escuelas que no tienen condiciones higiénicas adecuadas, con instalaciones de aguas inseguras o con averías, sucias o no adaptadas para los niños, y en especial para las niñas.
Obviamente esto supone un obstáculo para que se asista a la escuela. Pero un saneamiento deficiente supone una mayor dificultad para las niñas, ya que muchas de ellas son obligadas a abandonar la escuela por falta de privacidad y de respeto a su dignidad.

‍⚖️ Organizaciones frente a la falta de legislación

Las normativas de agua se han fijado siempre sin contar con la desigualdad de género. Sin embargo, esta mayor carga en la tarea de recogida y preparación de agua para el consumo familiar supone que muchas niñas y mujeres no puedan asistir a la escuela o realizar otras tareas que les suponga un mayor desarrollo económico y mejorar su calidad de vida.

Como respuesta a esta falta de visión de género en la legislación, en 2004 se creó Women for Water. Su misión es posicionar a las mujeres como líderes activas, expertas, y agentes de cambio. Esta organización coordina actividades en alrededor de 134 países, llegando a más de un millón de mujeres. Utiliza el agua como un punto principal para el empoderamiento de las mujeres y para mejorar el acceso equitativo al agua para todas las personas y para todos los usos.

 

💧Un filtro, una oportunidad

Desde The Social Water queremos aportar nuestra gota para reducir esta desigualdad. Con un filtro, las mujeres y niñas de una familia tendrán la oportunidad de realizar otras tareas y de asistir a la escuela, y de realizar la recogida de agua de una manera más cómoda. Queremos que las niñas vuelvan a las aulas (y a vivir como niñas). Y hacer más pequeña esa desigualdad que nos resulta tan difícil de recortar. 

Cerramos el artículo con una viñeta de Mafalda y con el deseo de que esa historia… cambie al fin.

Aporta tu gota para que así sea